Cuando llega el verano, todos pensamos en el lugar paradisíaco en el que vamos a pasar nuestras vacaciones. Por nuestra mente pasan todo tipo de destinos, desde aquellas localizaciones tranquilas hasta otras en las que practicar deportes de riesgo y soltar adrenalina.

 

En nuestro tiempo de descanso podemos dedicar nuestro ocio a todo tipo de actividades, desde conocer otras ciudades y su oferta cultural (tanto en España como fuera de ella) hasta disfrutar de la fiesta nocturna que ofrecen otras localizaciones. O pasar el tiempo con la familia en una paraje tranquilo de playas infinitas donde el tiempo parece que no tiene espacio. Ni tampoco el estrés ni la prisa.

 

PEINADOS MASCULINOS PARA EL VERANO

Además de pensar en olvidarnos de nuestra rutina, también es momento de seguir las modas y llevar un look totalmente acorde con nosotros y nuestra personalidad. Si eres de los que no pierdes el tiempo en darle muchas vueltas a tu estilo, lo mejor que es que vayas a tu peluquero habitual y te dejes aconsejar por él. Además, has de saber que la barba ha dejado de ponerse de moda (salvo en el ambiente más hipster) por lo que no pierdas tiempo en utilizar tus cuchillas Merkur.

 

Tres son los cortes que más verás en lo que va de verano: el tupé, la raya a un lado y el rapado completo. El tupé es un tipo de corte especialmente indicado para aquellos que tengan un pelo fuerte y largo (mediano). Su planteamiento es relativamente sencillo ya que se trata de un mechón amplio que se levanta sobre la frente, pero no todas las caras pueden permitirse llevar este peinado que Superman puso de moda. Con este corte, tu estilo tendrá un aire vintage muy elegante.

 

En cuanto a la raya a un lado, muy posiblemente sea el corte más repetido en las costas y zonas de interior de España durante este año 2017. No es para menos: cada vez son más los personajes públicos que han probado este corte, en el que una de las zonas laterales es rapadas mientras que el pelo restante es peinado hacia el otro lado.

 

Raparse en verano se ha convertido en uno de los clásicos y sigue estando entre los peinados más recurrentes de esta época. Sus motivos son más que obvios: rapidez en el lavado, fácil tratamiento y, sobre todo, muchísima comodidad.